El BCV tiene una dificil misión en sus manos.

Venezuela vive inmersa en un clima de convulsión social y económica después de que se haya oficializado la devaluación de su moneda, el bolívar, un 96% en relación al dólar, según la nueva tasa oficial.

La medida se enmarca en un plan de “recuperación y expansión económica” que promueve el jefe de Estado, Nicolás Maduro, para intentar salir de la crisis.

La depreciación fue notificada por el Banco Central (BCV) que, en su página web, informó de que un dólar estadounidense pasó de costar 2,49 bolívares soberanos a 60, un aumento del 2.311 % en el afán del Ejecutivo por unificar los tipos de cambio y eliminar el mercado paralelo.

La fórmula de esta tasa de cambio está teniendo su impacto en aspectos tan básicos como hacer la compra. Comprar un pollo, por ejemplo, cuesta hoy 285,5 BsS (28.550.000 BsF). La cifra representa más del 15% del salario mínimo anunciado,1.800 BsS. Así, haciendo un ejercicio de proporcionalidad, una persona únicamente podría comprar seis pollos al mes hasta gastar la totalidad de su salario.

Pese a que el gobernante venezolano no hizo declaraciones este martes, los ministros del área económica dieron a conocer detalles del plan gubernamental ante la crisis, que se puso en marcha este lunes con la entrada en vigencia de la reconversión que le quitó cinco ceros a la moneda nacional.

“En materia del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se propone incrementar la alícuota en cuatro puntos porcentuales para ubicarlo en 16 %, manteniendo las excepciones de bienes y servicios esenciales para el bienestar del pueblo”, dijo.

Comentó además que el Gobierno firmó un acuerdo con “las 33 agroindustrias más grandes” del país para “proteger la estabilidad de los precios” de los alimentos que se actualizarán mañana miércoles.

Más allá de los problemas económicos, otra de las consecuencias visibles de las medidas de Nicolás Maduro ha sido el aumento considerable del tránsito de venezolanos. La Organización de las Naciones Unidas calcula que al menos 2,3 millones de venezolanos se encuentran ahora en el exterior.

Países como Perú, Ecuador, Colombia o Brasil se han convertido en destino habitual. Por ello, algunos tratan de frenar el éxodo de venezolanos imponiendo restricciones, también convirtiéndose en escenario de manifestaciones contra la migración masiva.

Por Antonella Gutiérrez La Bruna

Comentarios de Facebook